domingo, 31 de mayo de 2009

Bicicletada por una noble causa


(El Aragueño) En el marco del Día Mundial de No Fumar, la Sociedad Anticancerosa de Maracay celebró ayer la tercera vuelta en bicicleta a beneficio de todas las personas que quieren prevenir el cáncer y que padecen esta enfermedad.La jornada tuvo como lugar de partida la Sociedad Anticancerosa de la Ciudad Jardín, ubicada en la calle Sucre al lado del Hospital Central de Maracay, desde donde salieron más de 60 ciclistas de distintos municipios del estado. El recorrido tuvo lugar por los preciosos jardines del Hotel Maracay, comunicándose con la famosa avenida Las Delicias, llegando hasta la Redoma el Toro, donde efectivos de la Policía de Girardot los esperaron para hacer su respectivo retorno por el mismo lugar, en sentido inverso, hasta llegar nuevamente al sitio de partida, en la sede del Anticanceroso.Luego de haber hecho el recorrido fueron recibidos con una estupenda recepción: Bebidas, música, comida y el entusiasmo de haber logrado el cometido planteado, que por tercera vez consecutiva se ha hecho en la misma fecha, con el objeto de incentivar a que el cigarrillo, que es la segunda causa de muerte en el mundo, se detenga y dé paso a un nuevo ciclo de vida sin vicios y pulmones sanos.La presidenta regional del Anticanceroso, Margarita Rivero, expresó el porqué de la estupenda jornada, “la bicicletada familiar es celebrada en el marco del Día de No Fumar, y se quiso hacer por tercera vez una vuelta en bicicleta para incentivar a los fumadores a que no sigan haciendo este habito que ha marcado la vida de muchas familias alrededor del mundo”.Rivero también hizo mención en señal reflexiva, “están todos invitados a las instalaciones para que se hagan su examen y prevengan así una enfermedad de proporciones peligrosas, que sí tiene remedio, siempre y cuando se detecte a tiempo”.En este sentido, Rivero acotó que se han ampliado trabajos en la sede del Anticanceroso, laborando en horario corrido desde las 7:00 de la mañana hasta las 7:00 de la noche, ya que son muchas las personas que acuden a esta entidad para hacerse su correspondiente chequeo anual. Por otra parte, el vicepresidente, Guido Ovando, también emitió sus palabras de aliento a todas las personas presentes en la jornada, “esto es sin fines de lucro, esta conmemoración es a beneficio de todas las personas del mundo y sobre todo a incentivar en los niños y a todas las personas que hacer deporte y decirle no al cigarrillo es el remedio para una vida mejor sin vicios y malos hábitos”.
Este evento deportivo, celebrado en las inmediaciones de Las Delicias, fue organizado en la parte técnica y en el recorrido por la gente de La Boutique del Ciclismo, que junto a la Sociedad Anticancerosa hicieron que el día de aye,r niños y adultos tomaran las calles para exigir que no sólo se deje de fumar, sino que todos los días y en el mundo entero el fumar deje de ser una costumbre.El organizador de la Vuelta Ciclística de Aragua, Lucho Migneco, hizo acto de presencia para participar en la iniciativa que se ha mantenido por tres años consecutivos, “creo que este tipo de iniciativa se debería repetir más seguido, ya que actividades como estas tienen una numerosa participación y aceptación del público”, así mismo invitó a toda la colectividad a que practiquen cualquier deporte y se alejen de las drogas.La jornada terminó con la rifa de una bicicleta modelo Lumix, donde participaron todos los competidores de la vuelta, saliendo premiado el niño José Antonio. La idea es hacer este tipo de evento con la iniciativa de que los vicios y los malos hábitos desaparezcan de la sociedad

lunes, 25 de mayo de 2009

Lara comandó el gusano multicolor en Aragua

(El Aragueño) Impulsando el ciclismo en el estado se llevó a cabo ayer el XI Clásico Rescatando al Ciclismo Aragüeño, que llevó por nombre Copa Juan Carlos Luna. El evento, que recorrió una ruta de 94 kilómetros, partió de Maracay y siguió hacia La Julia, Cagua, Bella Vista, el peaje de La Villa y de regreso a Maracay. La competencia contó con la participación de 250 pedalistas de distintos estados del país, siendo el ganador de la categoría máxima Honorio Machado, del estado Lara, con un tiempo de 2 horas 13 minutos y 12 segundos, escoltado por José Ramos, también larense, quien entró dos segundos después.Completó el podio Juan Torres, del equipo Fundadeportes Carabobo; seguido por el aragüeño Manuel Pérez. A continuación entraron Jaiker Manzano, de Lara; Diego García, de Irdeg Guárico; Robert Cáceres, de Aragua; Yendri Rangel, de Distrito Capital; Jesús Zárraga, de Falcón y Ramón Nieves, de Aragua, completando los diez primeros lugares.En las categorías master los más destacados fueron Yendri Rangel, en Master A; Ramón Aguilar, en Master B y Ramón Rodríguez, en Master C. En la clasificación por equipos Alcaldía de Jiménez, el equipo de Lara, dominó a placer. Irdeg Guárico fue el segundo y C.C La Guadalupe del estado Falcon el tercero. Entre los ciclistas juveniles, categoría 15 y 16 años, mandaron José Millán, Christopher Contreras y Yonathan Rojas, de Carabobo. Los aragüeños Luis Zambrano, José Salgado, Ricardo Cisternino y Gregorio Nieto entraron luego, en ese orden. En infantil, entre 13 y 14 años, Erick Uranga de Lara se llevó los máximos honores; Jesús Millán, de Puerto Cabello, le siguió y cerró el podio el larense Leonardo Torios. En la división femenina de esta categoría llegó en primer lugar Emily Angel, seguida de María Machado y Arianna Méndez, todas de Aragua.En preinfantil 11 y 12 años masculino, Kevin Guerrero de Distrito capital fue el ganador, tras él entró Julio Gutiérrez, de la Escuela José Balaustre, de Barinas y Leangel Linares, de la misma institución. Entre las chicas Marinés Pinto, de la Ciudd de los Crepúsculos, fue primera; Kimberly Zapata, de la selección de Aragua, segunda y tercera, Liseth Nieves, de Lara. El jurado de comisarios estuvo integrado por Víctor Rodríguez y Felipe Viloria; los organizadores agradecieron a Xtreme Bike, La Boutique del Ciclismo y a El Laboratorio de las Bicicletas.

Giro de Italia, Etapa 16: Sastre venció en Monte Petrano y Menchov sigue líder

(todociclismo) El español Carlos Sastre, del equipo Cervélo, exhibió la "versión Alpe D'Huez" que le llevó al triunfo en el Tour de Francia para encaramarse en el tercer puesto de podio del Giro de Italia, al adjudicarse en solitario la maratoniana etapa reina, disputada entre Pergola y Monte Petrano, de 237 kilómetros, en la que el ruso Denis Menchov mantuvo la 'maglia' rosa.Sastre, de 34 años, repitió la jugada que le llevó a la gloria como ciclista en el pasado Tour. Un todo o nada que tenía previsto, marcado, en la decimosexta etapa del Giro. Cuatro puertos exigentes y, sobre todo, el último de Monte Petrano tenía que ser el escenario para la hazaña. Y lo fue. Sastre reventó el grupo de favoritos con dos ataques. En el segundo, a seis kilómetros de la cima, se marchó dispuesto a abrir su palmarés en el Giro.Y lo logró de la manera más brillante posible. Superando por valentía y fuerza a todos sus rivales. Entró en meta en solitario, con tiempo para disfrutar la victoria, marcó 7h.11.54. Por detrás entró Menchov, que salvó los muebles y el maillot rosa, a 25 segundos, con Di Luca a continuación a 26 e Ivan Basso cuarto a 29.Franco Pellizotti, cuarto en la general se dejó 1.21 minutos, y el derrotado de la jornada, el estadounidense Levi Leipheimer terminó de la mano de un gran Lance Armstrong a 2.51. Pasó a la sexta plaza de la general.Sastre vuelve a ver la vida en rosa. Los Apeninos abrieron el horizonte del español, que volvió a responder en el día clave, en una jornada en la que se esperaba ciclismo de altura y duelo entre los grandes. La durísima jornada con los Altos de la Cesane, el Nerone, la Catria y sobre todo, el Monte Petrano, no decepcionó a nadie.El ganador del Tour, de momento con el objetivo cumplido de alcanzar el podio, aunque queda mucho Giro, sacudió la clasificación. Menchov, que respondió a casi todos los ataques con solvencia, sigue en lo más alto, con Di Luca en sus talones a 39 segundos y Sastre a 2.10.El italiano Franco Pellizotti es cuarto a 3.08 e Ivan Basso, que intentó la escapada en el ascenso, figura quinto a 3.19. Leipheimer perdió tres puestos en su calvario de Monte Petrano, donde tuvo la mano de Armstrong, en plan gregario. Ahora se encuentra a 3.21.Una etapa muy movida desde los primeros kilómetros, en la que el Astana de Armstrong diseño la fuga a su medida, con el ucraniano Piopovych de avanzadilla. Una escapada de 20 hombres en la que también se incrustó el italiano Damiano Cunego.El grupo de aventureros fue perdiendo unidades a medida que pasaban los puertos y se aproximaban los 10 kilómetros de ascenso a Monte Petrano, escenario marcado para la batalla final. En este punto solo aguantó Popovych, que soltó a Cunego y Bosisio en las primeras rampas.El ucraniano debía hacer de enlace para Leipheimer, sin renunciar al triunfo de etapa, pero las fuerzas le fallaron a tres kilómetros de la cima, cuando Sastre le pasó como un ciclón.Por detrás la etapa fue espectacular. El Liquigas pretendió romper la carrera para Basso, que atacó a 9 kilómetros del final, pero Menchov se le pegó a rueda. Leipheimer dio muestras de debilidad y dio pistas a sus rivales, que, posteriormente se cebaron con el americano.Lo intentaron después sin éxito Carlos Sastre y Danilo Di Luca, pero Menchov, enorme, salió a controlar. En esta ocasión cedió Pellizotti. Otro eliminado por el español.Y Sastre decidió apostar todo a una ficha a 6 kilómetros de la cima. Este vez sin oposición. Atrapó a Cunego, que marchaba intercalado, luego a Basso, que subía con más ilusión que fuerza, luego machacó a Popovych y a 2.500 metros inició el festival en solitario. Era el "efecto Alpe D'Huez", pero en italiano. Si mirar atrás el líder del Cervélo hizo su contrarreloj. Nadie le seguía de inmediato. A 30 segundos ya colaboraban entre si Menchov y Di Luca, siempre en duelo.Así, Sastre se presentó en lo más alto de la etapa reina para celebrar su primera victoria en Italia, algo que no vivía el ciclismo español en la carrera rosa desde 2007, cuando ganó una etapa Iban Mayo. El triunfo número 91 de un español. Sastre tomó la medida al podio del Giro. Y todavía queda montaña.Mañana el pelotón disfrutará de la segunda jornada de descanso, antes de afrontar el miércoles otra etapa decisiva con final en el Blockhaus.
Clasificacion de la Etapa:

1 SASTRE CANDIL Carlos ESP CTT 7:11:54 0:00 20"
2 MENCHOV Denis RUS RAB 7:12:19 0:25 12"
3 DI LUCA Danilo ITA LPR 7:12:20 0:26 8"
4 BASSO Ivan ITA LIQ 7:12:23 0:29
5 GARZELLI Stefano ITA ASA 7:13:13 1:19
6 MASCIARELLI Francesco ITA ASA 7:13:15 1:21
7 PELLIZOTTI Franco ITA LIQ 7:13:15 1:21
8 VALJAVEC Tadej SLO ALM 7:14:05 2:11
9 SERPA PEREZ Jose Rodolfo COL SDA 7:14:29 2:35
10 ARMSTRONG Lance USA AST 7:14:45 2:51
............................................................
13Jackson RodríguezVEN-SDA 02:51
28Carlos José OchoaVEN-SDA10:46

Clasificacion General:
1 MENCHOV Denis RUS RAB 70:06:30 0:00
2 DI LUCA Danilo ITA LPR 70:07:09 0:39
3 SASTRE CANDIL Carlos ESP CTT 70:08:49 2:19
4 PELLIZOTTI Franco ITA LIQ 70:09:38 3:08
5 BASSO Ivan ITA LIQ 70:09:49 3:19
6 LEIPHEIMER Levi USA AST 70:09:51 3:21
7 ROGERS Michael AUS THR 70:12:24 5:54
8 GARZELLI Stefano ITA ASA 70:14:51 8:21
9 ARROYO DURAN David ESP GCE 70:15:09 8:39
10 VALJAVEC Tadej SLO ALM 70:15:17 8:47
....................................................................
23Jackson RodríguezVEN-SDA30:35
33Carlos José OchoaVEN-SDA54:24

domingo, 24 de mayo de 2009

El francés Absalon se lleva la prueba de la Copa del Mundo de Mountain Bike de Madrid

El francés Julien Absalon, campeón olímpico y mundial de la especialidad, demostró en la cuarta prueba de la Copa del Mundo disputada en Madrid la condición que le acredita como 'El caníbal' de la bicicleta de montaña, con una exhibición magistral que le llevó a la victoria y a encarrilar su quinto triunfo en esta competición.
(Marca)El corredor galo, dos veces campeón olímpico y cuatro del mundo, ganó como solo lo puede hacer un campeón con mayúsculas, de su condición. Inteligente de principio a fin, dejó que marcara el ritmo de la carrera el suizo Ralph Naef, quien pasó con 10 segundos de ventaja en la última vuelta.

Pero Absalon no se inmutó y a cinco kilómetros de completar los 43 de los que constaba la prueba, hizo un cambio de ritmo brutal, alcanzó a Naef y le sobrepasó como un avión, inapelable, ya lanzado hacia la pancarta de llegada, donde alzó los brazos con un tiempo de 1h.44.32.

A 1.05 llegó, hundido físicamente pero contento con la segunda plaza, el suizo Naef, el animador de la carrera desde el primer metro. Así se cerró un precioso duelo franco-suizo. La tercera plaza correspondió al alemán Moritz Milatz. Luego entró un grupo con el italiano Marco Fontana y el medallista de bronce en Pekín, otro suizo, Nino Churter.

El primer español, octavo, fue Iñaki Lejarreta, quien hizo una carrera de menos a más. El ciclista vasco precedió a José Antonio Hermida, quien pagó el esfuerzo inicial y solo puedo ser noveno, sin luchar en ningún momento por las medallas.
Clasificacion de la Prueba:
.1 Julien Absalon (FRA) 1h.44.32
.2. Ralph Naef (SUI) a 1.06
.3. Moritz Milatz (ALE) a 1.59
.4. Marco Aurelio Fontana (ITA) a 2.00
.5. Nino Schurter (SUI) a 2.02

Marga Fullana gana la prueba de la Copa del Mundo de Mountain Bike de Madrid



(marca) Marga Fullana, campeona mundial 2008, reforzó su liderato en la Copa del Mundo de mountain bike al imponerse en la cuarta prueba disputada este domingo en el circuito de la Casa de Campo de Madrid sobre un recorrido embarrado de 7,5 kilómetros

Fullana, que esperó hasta el último momento para lanzar el ataque definitivo, desbancó en la última vuelta a la canadiense Marie Helene Premond, que cruzó la meta a 4 segundos de la mallorquina y a la noruega Lene Byberg, que fue tercera a 15 segundos.

Con un tiempo de 1h.28.24, Fullana logró "en casa una victoria muy especial, casi un milagro", la segunda de la temporada después de la alcanzada hace dos semanas en Houffalize (Bélgica).
Táctica de carreraEn un circuito que no se adaptaba a las condiciones de Fullana, con barro y escasas subidas, la táctica de carrera se limitó a aguantar el ritmo de cabeza junto a Premont y Byberg, para luego atacar en el tramo final, donde la líder de la Copa del Mundo jugó sus bazas con acierto. Fue cuando sacó un puñado de segundos de ventaja que supo rentabilizar hasta entrar sola en meta.

A sus 37 años, la medallista de bronce en los Juegos de Sidney 2000, logró su tercer triunfo en Madrid, donde ya conoció la gloria en 1999 y 2002.

Aunque este año empezó la temporada "sin objetivos por si las cosas luego no salían bien", Fullana tiene encarrilada la Copa del Mundo y acudirá a la prueba de Canadá con esperanzas de aumentar su dominio. Con los 250 puntos obtenidos en Madrid, Fullana encabeza la clasificación general con 850 puntos. La segunda plaza es de la austríaca Elisabeth Osl, con 660 y la tercera de la noruega Lene Byberg con 565.

Etapa 15º. Bertagnolli gana una etapa amenazada por Basso


(todociclismo) El italiano Leonardo Bertagnolli, de 31 años, inscribió su nombre en el Giro al ganar en solitario, con un tiempo de 4h18:34, la decimoquinta etapa, de 161 kilómetros entre Forli y Faenza, en la que su compatriota Ivan Basso atacó sin éxito a los favoritos y el ruso Denis Menchov conservó la maglia rosa .Basso, sexto en la general a 3:03 de Menchov, atacó en el último ascenso pero su aventura, secundada por su compatriota Stefano Garzelli, sólo duró diez kilómetros y terminó a 18 de meta después de haber tenido 38 segundos de ventaja sobre el grupo de la maglia rosa y del español Carlos Sastre.
Además del calor, el recorrido presentaba cuatro dificultades montañosas de poca entidad, la última de ellas a 26 kilómetros de la meta, por lo que la jornada se presentaba propicia para los esprinters antes de la etapa montañosa del lunes.Transcurridos 30 kilómetros se formó una fuga de 16 corredores: José Serpa y Leonardo Bertagnolli (Diquigiovanni-Androni), Lars Ytting Bak (Saxo Bank), Daniel Navarro (Astana), Eduard Vorganov (Xacobeo), Andriy Grivko (ISD), Marco Pinotti (Columbia), Pablo Lastras (Caisse d'Epargne), Marco Marzano (Lampre), Serge Pauwels (Cervelo), Nikita Eskov (Katusha), Gorazd Stangelj (Liquigas), Mauro Facci (Quick Step), Matteo Montaguti (LPR), Alessandro Donati (Acqua & Sapone) y Héctor González (Fuji-Servetto).El colombiano Serpa era el mejor colocado en la general, a 9:52 del líder Menchov, cuyo equipo, el Rabobank, controlaba el pelotón. La ventaja de los fugados era de cinco minutos a 75 km. de la meta.
Cuando la diferencia superó los seis minutos el Liquigas de Ivan Basso (sexto en la general a 3:03) comenzó a tirar en el pelotón preparando el ataque inmediato de su líder en el ascenso a Monte Casale, aprovechando que el líder Menchov se había quedado ya sin compañeros a 40 km. de meta.Stefano Garzelli se fue con Basso y abrieron un pequeño hueco con el grupo en el que marchaban el líder, Di Luca y Carlos Sastre. Por al alto, a 35 km. de la llegada, los dos italianos pasaron con 45 segundos de ventaja sobre los favoritos.Sastre se dejó ver al frente del grupo que perseguía a Basso y Garzelli, en el que estaban los cuatro que le precedían en la general: Menchov, Di Luca, Leipheimer y Pellizotti.Di Luca atacó a la vista de la pancarta del GP de Montaña pero Menchov sólo tardó diez segundos en alcanzarlo, y Sastre también respondió con solvencia.A 25 km de meta, del primer grupo de 16 fugados sólo quedaban dos en cabeza (Pauwels y Bertagnolli), con dos minutos y medio de ventaja sobre Basso y Garzelli, que a su vez tenían 38 segundos sobre los favoritos.Sin embargo, la apuesta de Basso y Garzelli no obtuvo fruto. Su ventaja fue disminuyendo hasta que, a 18 km. de meta se entregaron al grupo de la maglia rosa.Bertagonolli, del equipo italo-venezolano Diquigiovanni-Androni, se quedó solo arriba, una vez que Pauwels recibió órdenes de dejarse caer. Faltaban todavía diez kilómetros pero el italiano tuvo fuerzas para mantener su ventaja.

(marca) Primer aviso de BassoLa cabeza de carrera saltó a la aventura allá por el kilómetro 30 de carrera. La dureza de la etapa hizo que muchos de ellos se quedaran poco a poco rezagados. Cuando la diferencia de los fugados llegó a los seis minutos, el Liquigas comenzó a tirar fuerte del pelotón a falta de coronar los dos puertos últimos y más importantes del día.

Precisamente en uno de ellos, el del Monte Casale, sería testigo del primer aviso de Basso en este Giro. El italiano lanzó un ataque que fue bien respondido sólo por Stefano Garzelli. Ambos abrieron un hueco con respecto al grupo de favoritos donde rodaba Menchov, el líder. El ruso siguió a su ritmo a pesar de no contar con nadie de su equipo, el Rabobank, para poder llevarle.
Basso y Garzelli lograron una diferencia de hasta un minuto con respecto a la 'maglia' mientras iban dando caza a corredores que habían desisitido en la cabeza de carrera. El último puerto del día, el del Monte Trebbio, de segunda categoría, era coronado en solitario por Bertagnolli y Pauwels, que se marcharon en solitario para intentar disputarse la etapa.

Menchov, Di Luca y Sastre, muy fuertes. Pero fue en esta ascensión donde comenzó el fin de la aventura de Basso. Por detrás, Danilo Di Luca lanzó un ataque perfectamente respondido por Menchov y Sastre, ambos muy fuertes en el día de hoy. Esto hizo que la diferencia con Basso se redujera y el italiano levantara el pie del pedal a falta de 13 kilómetros para el final consciente de que su intento sería en vano.

viernes, 22 de mayo de 2009

Giro 13 era Etapa. 1,2,3era para Mark Cavendish



(ciclismo a fondo) No hay dos sin tres. Al menos eso es lo que debe pensar el británico Mark Cavendish, que este viernes se llevó su tercera victoria en el presente Giro de Italia tras imponerse al sprint en la 13ª etapa, con final en Florencia.

No hay nada mejor para celebrar una entrada en años que una demostración de superioridad desmesurada. Símbolo de plena condición. Intimidación de que el instinto, aunque viejo, sigue siendo óptimo. En el caso de Cavendish la longevidad no se comprende. No todavía. Pero las demostraciones sí. Las hace suyas cada vez que las carreteras se convierten en interminables rectas con remates en el confín de las tierras, allá donde las fuerzas flaquean y las piernas explotan. Las del británico no, a pesar de haberles sumado 23 años de identidad. Se los añadió ayer, bisoño, mientras rodaba en la contrarreloj. Terreno desconocido para él. Es la cuenta que se añade a su carnet, el plástico que señala su zagal juventud. A la que poca importancia le da. A esa solo puede sumarle un número cada 365 días. Por eso mira más a su palmarés. Al que puede añadir victorias casi al ritmo de los días. Contrariedad especuladora. Once triunfos lleva ya conquistados en los cinco primeros meses del año 2009, casi el mismo número de etapas, trece, que ha fundido el Giro de Italia con su llegada a la renacentista ciudad de Florencia donde el sprinter isleño bailó entre las aguas del río Arno para estrenar su nueva edad, que no su cuenta de victorias. Renacimiento pleno.

Se vio obligado el británico del enrachado Columbia-High Road ha posponer la celebración de su cumpleaños. Fiesta aplazada por incompatibilidad de terreno. No era suelo de buen agrado para Cavendish los acantilados rocosos de Riomaggiore. Tampoco las calas escondidas de Corniglia. Mucho menos el agolpamiento opresivo de las viviendas en Manarola, los vertiginosos balcones naturales de Vernazza ni las escolleras artificiales del golfo de Monterosso. Los desniveles plagados de curvas le marean. Fue con esa determinación, impuesta por las cinco tierras en las que el Giro experimentó su primera jornada crucial en la duodécima etapa, por lo que decidió prorrogar en 24 horas su festejo. Tiempo suficiente para montar su infraestructura, escasa pero efectiva: un tren con vías entre las colinas de la Toscana y con estación en Santa Maria Novella, punto de parada de las locomotoras que llegan hasta Florencia. Fue allí,a escasos 150 metros para el final, donde frenaron las máquinas propulsoras del engranaje de Cavendish. Edvald Boasson Hagen y Marco Pinotti soltaron sus bisagras del vagón británico para que desatara su ataque renacentista.

Tres escapados
Poco antes el propio Cavendish había dictado sentencia con su sola mirada a Juan José Haedo, subalterno velocista durante toda la corsa rosa, que buscaba con ahínco un hueco por el que respirar el aire de un sprint. Los ojos de Cavendish, de impulso dirigente le revelaron la respuesta. Sin necesidad de habla. Instinto mandatario el del británico. Igual que la familia Médici, dueña de la Florencia más esplendorosa desde el siglo XIV hasta el XVI. Edad de oro que situó a la ciudad italiana como la referencia del arte mundial. Lo mismo hace Mark Cavendish ahora. Puro arte. Pero él, a diferencia de Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel o Sandro Boticcelli. Santos y señas sublimes de la estética ciudad, no se toma años de trabajo para crear sus obras. Le basta con 150 metros para dar cuenta de las dotes pintorescas que posee. Pura inspiración. Así, con esa mirada juiciosa fruto del espejo revelador de sus virtudes dominadoras, como si de un gobernador con apellido mediceo se tratara, afligió a Haedo, desterrado y cerró el paso de Hunter y Tyler Farrar, después de que su equipo trabaja constante durante los 175 kilómetros anteriores para prepararle el sprint a su hombre rápido. Apresurado el estadounidense del Garmin-Slipstream, pero no veloz.

Se empeñó el Garmin en echar abajo la escapada del bravo Mikhail Ignatiev, que desde el kilómetro 12 de la jornada formó parapeto de defensa junto a Leonardo Scarselli y Björn Schröeder. Avanzaron entre las colinas de la Toscana hasta que el alemán del Milram, ante la vivaz marcha del pelotón, decidió marcharse en solitario. Quiso llegar antes de tiempo al escenario preparado ya para la celebración del cumpleaños de Cavendish, y aguarle así la fiesta. Impensable. El Columbia, con la alianza del Garmin echaron abajo su intento. Sonaba ya el canto de la felicitación, atrasada en un día para el británico. Despojado de sus compañeros en los últimos 150 metros, encontró en Petacchi el único rival honrado. El italiano encarnó la figura de Girolamo Savonarola, el fraile que con sus extravagantes y polémicos discursos puso en jaque la supremacía y el dominio de los Médicis en Florencia. Triste y presagiado final el suyo. El clérigo acabó quemado en la hoguera que Lorenzo de Médicis organizó para su ejecución en la Plaza de la Signoria florentina. Por haberse atrevido a cuestionar el liderazgo del mecenas. Le sucedió lo mismo a Petacchi, quemado ante la velocidad mandataria de Mark Cavendish.

jueves, 21 de mayo de 2009

Giro 12º etapa. Denis Menchov se encumbra con el alma de Horrillo

(ciclismo a fondo) Menuda naranja mecánica ésa que viene volando desde lejos!". Lo exclamaban asombrados los centenares de aficionados apostados en las cunetas del Passo del Termine, última subida de la CRI. Por allí pasó, detonador, Denis Menchov, deflagrante explosivo ruso curtido en España.Disputó la contrarreloj en ventaja numérica, garantía filosófica de éxito. La necesitaba en una jornada donde su minuto y veinte segundos de retraso con Danilo Di Luca lo situaban al a retaguardia expectante del líder del LPR y el especialista Levi Leipheimer. Vigilante de una armada italiana, intimidadora hasta el momento del Giro de Italia. Pero Menchov, inteligencia suprema, tiró de filosofía. Estudio exhalado por su compañero Pedro Horrillo. Utilizó para su exhibición cuatro piernas y dos almas, simple ejercicio de superioridad y garantía de éxito. Contaba con las suyas, inspirados bloques de instinto demoledor en contrarreloj, y las de Pedro Horrillo, apostadas en cuerpo a la cama del Hospital de Bérgamo. Rasgadas desde la octava etapa de un Giro que ya lidera su compañero gracias a la viva del vizcaíno que le empujó. Ni el empeño de Leipheimer ni la rebeldía de Danilo Di Luca pararon el ánima de Menchov y Horillo. Juntos en espíritu. Supervivientes y triunfadores ambos.

Apostó Levi Leipehimer por un sprint, golpe de riñón incluido, para culminar los más de sesenta kilómetros de esparcimiento por los hermosos balcones de las cinco tierras, desde Sestri Levante hasta Riomaggiore. Caminos pedregosos llenos de curvas. Molesta orografía para americano, dado a la llanura californiana y cronometradas sin aliento por carreteras planas y matadoras. Luchó en los últimos metros como si de una 'volata' se tratara, pero con la diferencia de rodar en solitario, acompañado solo por la visión fantasmal, cada vez más real y humana que se apostaba sus espaldas. Tortura rusa. No le permitió un halo de respiro a Leipheimer el corredor del Rabobank. Ni un medio suspiro. Ni siquiera el consentimiento de observar el bello paisaje mediterráneo de pueblos escarpados en las colinas abiertas al mar. Cada marca de Leipheimer era superada, por un instintivo Menchov, No permitió tregua ni siquiera en la punta del Passo del Bracco, donde requisó las primeras atenciones. 18 segundos a Leipheimer y 43 a Di Luca. El principio del hundimiento.

A pesar de la euforia, el alma filosófica de Pedro Horrillo enfrió la mente de Denis Menchov. Era un trazado constante, exigente en todos y cada uno de sus largos 60 kilómetros, donde un pequeño despiste suponía un castigo insalvable. Lo supo Gabriele Bosisio. Sorpresivo en el primer punto intermedio, donde solo fue superado por Menchov, pero que después se fue camuflando entre las curvas del parque nacional italiano, para terminar octavo, a más de dos minutos del corredor del Rabobank. Igual suerte corrió Scarponi, turista por las curvas de 'Cinque Terre', combativo al inicio, pero distraído después. Las duras rampas del Passo del Termine terminaron por minarle y no pudo revocar en meta la notable primera parte de contrarreloj que realizó. En la lista de calificaciones fue superado por Stefano Garzelli, esplendoroso y descomunal rendimiento. El italiano realizó una de las mejores contrarrelojes de toda su carrera profesional. Ni Lance Armstrong, ni Ivan Basso ni tampoco Franco Pellizotti revocaron su examen. Matrícula de honor.

Garzelli mejor tiemplo
Al del Acqua&Sapone solo le faltó alma para dar al traste con las aspiraciones de los contrarrelojistas. Solo la tenía Menchov, enérgica y prestada. Regalo de Pedro Horrillo, respaldo exitoso. Mientras, Danilo Di Luca, todo pundonor y coraje, exprimió cada metro, estudiado al milímetro. Pedaleo ligero y desgarrador, como acostumbra, el italiano se dejó 43 segundos en la cima del Bracco, que aumentaron a 46 en el segundo paso intermedio. Voló en el descenso, calculado, pero no le sirvió ante el pedalear espirituoso de Denis Menchov, acoplado en sí mismo. Apenas levantó el cuello para esparcirse y disfrutar del avituallamiento. Acierto. Leipheimer, por contra, bajó el ritmo para reponer fuerzas calóricas ante el suplicio al que le estaba sometiendo el ruso. Correcta postura, pegada a los cuernos del manillar que tanto adora y a los que condicionó su conquista del Giro de Italia. Equilibrado. No así Armstrong, desconcertado ante la bolsa avitualladora que le descolocó. Tardó el americano en reengancharse a su propia bicicleta, incómodo. En medio de todo el esfuerzo necesitó refrescar su aliento con un estiramiento improvisado.

No fue una de esas tardes de maestría del heptacampeón del Tour de Francia, cuando en la misma ronda gala cortaba orejas por doquier en las contrarreloj y dejaba la carrera intimidada, con miedo a sus rivales. Pero el americano salvó los muebles. Dos minutos y 26 segundos de castigo y clarividencia. Señal inequívoca de un pasado que no vuelve. Fue también transparente el rendimiento de Ivan Basso, discreto y encubierto por sí mismo desde los primeros compases del Passo Braco. Desconcertado. Oculto ante el propio empuje de su compañero Pellizotti, alternativa de liderato que toca la puerta del Liquigas. En el mismo tiempo que el varesino se quedó Carlos Sastre, de ritmo cansino en Termine, pero constante durante toda la etapa. Misma vara pero diferente medición para ambos, que se quedan ahora separados por más de dos minutos con Denis Menchov.

Con Leipheimer marcando el mejor tiempo y Menchov separado por 46 segundos del tinte rosa del liderato, Di Luca, enfadado consigo mismo, empeñó sus esfuerzos en la ascensión al Termine. Ferviente como acostumbra, lanzó gritos a todo aquel que quiso tocarle la maglia. Era suya. Rechistaba, inconformista ante el arrojo de Denis Menchov. Es la consecuencia de una sangre caliente. Ardorosa. Pero ni la vehemencia pudo sostenerle el rosa con el minuto y 54 segundos que le cayeron, jarro de agua helada, en meta. "Ha andado muy fuerte y era muy difícil aguantarle", se le adivinaba a escuchar al del LPR, todavía vestido de rosa mientras se despedía del liderato. "¿Cuando volveré a cogerla? Lo antes que pueda". Palabra de matador. Promesa a sus entrañas. De ellas, corazón y voluntad, deberá ayudarse, frente a la ventajosa resistencia de Denis Menchov, líder de cinco tierras. Alpe di Siusi, Passo del Bracco, Termine, Riomaggiore y Culmine di San Pietro, donde rescató el alma de Pedro Horrillo para darle aliento a su liderato y prestar su seria candidatura a la victoria en el Giro de Italia del Centenario.

martes, 19 de mayo de 2009

Clasificacion general Cumplida la 10ma Etapa Giro 2009

1 DI LUCA Danilo ITA LPR 44:00:11 0:00
2 MENCHOV Denis RUS RAB 44:01:31 1:20
3 ROGERS Michael AUS THR 44:01:44 1:33
4 LEIPHEIMER Levi USA AST 44:01:51 1:40
5 PELLIZOTTI Franco ITA LIQ 44:02:04 1:53
6 SASTRE CANDIL Carlos ESP CTT 44:02:05 1:54
7 BASSO Ivan ITA LIQ 44:02:14 2:03
8 LOVKVIST Thomas SWE THR 44:02:23 2:12
9 ARROYO DURAN David ESP GCE 44:02:46 2:35
10 SIMONI Gilberto ITA SDA 44:03:09 2:58
.....................................
22 RODRIGUEZ Jackson VEN SDA 6:17
39 OCHOA Carlos Jose' VEN SDA 44:16:06 15:55

Clasificacion de la 10ma Etapa Giro 2009

1 DI LUCA Danilo ITA LPR 6:30:43 0:00 20"
2 PELLIZOTTI Franco ITA LIQ 6:30:53 0:10 12"
3 MENCHOV Denis RUS RAB 6:30:53 0:10 8"
4 SASTRE CANDIL Carlos ESP CTT 6:30:53 0:10
5 ARROYO DURAN David ESP GCE 6:31:09 0:26
6 SOLER Juan M. COL BAR 6:31:12 0:29
7 BASSO Ivan ITA LIQ 6:31:12 0:29
8 LEIPHEIMER Levi USA AST 6:31:12 0:29
9 RODRIGUEZ Joaquin ESP GCE 6:31:12 0:29
10 ROGERS Michael AUS THR 6:31:12 0:29
......................................
23 RODRIGUEZ Jackson VEN SDA 6:32:22 1:39
24 OCHOA Carlos Jose' VEN SDA 6:32:22 1:39

Etapa 10º: Dentellada de Danilo Di Luca


Tiene Stefano Garzelli, veterano y añoso can forjado entre cumbres nevadas, un casco a decoro, pintado con los ojos y el rostro de un puma. Ventajoso. Le facilita la visión de carrera. Cuatro pupilas para su perspectiva añeja. Eterna. Los años no pasan ante los claros espejos de sus iris, fieles a su cita de esfuerzo con el Giro. Pero solo hasta el hocico, sentido el del olfato imprescindible en la captura de una fuga animosa, lleva esbozado el bravo corredor del Acqua&Sapone, en el felino que le emula. La boca y los dientes no los quiere en pintura. Mejor los reales. Famélicos. Preparados para la batida. Pero para salir de caza se precisa tenerlos afilados. Rematar entonces, como si de un puñal se tratara, a todo aquel que se atreva a evidenciar las dotes monteras. Se revela entonces el carácter insaciable de un punzante mordisco letal. Es el instinto, pues, el culpable. Connatural solo en unos pocos. En Danilo Di Luca, por ejemplo. Mortal dentellada la suya. Tiene dos tipos de muerte anunciada para sus rivales, ambas dolorosas. La rápida y funesta, que desata tormenta con ataques a ritmo de velocípedo. De teoría fácil y comprensible. Desgarro, cambio de marcha y nadie que pueda hacerle frente. Y de práctica espectacular. La que hizo suya en San Martino di Castrozza y redime en Pinerolo.


La otra, muerte lenta y flemática, la va sentenciando a lo largo de cada etapa. Con la victoria en la décima, añadida a sus anteriores puestos, acumula ya casi un minuto de ventaja respecto a sus rivales solo en bonificaciones. Un regalo que hace justicia a un sólido liderato, exprimido en sus vertiginosos y característicos cambios de ritmo, matadores para todo aquel que quiera escapar con vida a su persecución. Tiburón letal. Sentenció a Pellizotti, bala explosiva y tentadora de perdigonear un triunfo que acaricia. Tampoco fue Pinerolo puerta de entrada abierta para el italiano del Liquigas a pesar de su constancia en la breve pero decisiva subida a Pramantino, un puerto de segunda categoría que determinó la llegada, escondida entre un repecho final donde Di Luca terminó de mordisquear el intento de jaque de sus rivales. Mascó segundos el líder como antes lo había hecho el Liquigas con Stefano Garzelli, el puma que no envejece. Buscó la emulación de la mítica etapa que realizó Coppi, la misma a la que se iba a rendir homenaje en la décima del centenario, con una escapada larga, primero en compañía y tras pasar Moncenisio en solitario. Pero, como la nulación del mítico trazado, tampoco la exhibición de Garzelli acabó convirtiéndose en leyenda.

A pesar de los holgados seis minutos con los que se deleitaban sus ojos, los impresos en el casco felino y los suyos, reales y clavados ya en Pinerolo, al paso por Sestriere, el histórico e invariable, Garzelli comenzó a notar el sonido inapelable que se filtraba entre sus gafas. Directo a las retinas. Lo escuchó. Y le fue también visible. Cambiaba el viento. En su contra. Intento en vano de sacar la melancólica filarmónica, tintineo de los antiguos afiladores, para congelar el reloj y proseguir su camino de hazaña hasta la meta. Por detrás, Grivko y un luchador y combativo Giovanni Visconti se felicitaban del silencio instrumental de Garzelli para acercarse poco a poco a la cabeza de carrera. Lo que no sabían era que, a su vez, también el engullidor pelotón lo hacía, con el LPR aguzando los sentidos de caza. En el descenso de Sestriere, a Gazelli solo le quedaba algo más de un minuto de alevosía. Cazador cazado. Primero por Visconti y Grivko, cuando los lobos del Liquigas colocaron la fila cautiva en sus primeras posiciones. Sylvester Szmyd, la Fórmula 1 polaca, cambió la marcha. Bólido. Grivko desaparecía y Garzelli, con pundonor y rabia aguantaba acompañado por el ansia protagonista de Visconti. Fundidos. El del ISD se hizo de añicos cuando Pellizotti, lobo desmelenado se lanzó a por la cabeza de carrera y apegó su rueda a la del puma del Acqua&Sapone. Equivocado.


Sastre, atento

Apostó el rubio del Liquigas por la vena mordedora y eterna de Garzelli, sin percatarse de la jauría trasera, donde Di Luca restaba poderío y el grupo provocaba su selección natural. Ley de vida ciclista. Cunego fue el primero en perder de vista la cabeza de carrera. Luego, inevitable, lo haría Lance Armstrong. Aguantó el americano mejor que en los Dolomitas. Hasta que sufrió la dentellada de Di Luca. Otro tanto Gilberto Simoni y Joaquim Rodríguez. Fue la consecuencia directa de otro ataque más a cargo de Franco Pellizotti. Incansable hasta que coronó el Pramantino. No se demoró en subirse la cremallera para esconderse en sí mismo e imponerse, resignado hacia el descenso. Las cerradas y estrechas curvas, donde el rojo, acolchado especial para la ocasión rozó en ocasiones su melena, esquilada cuando Di Luca volvió a salir de caza. Boca abierta. Jadeante. Y ritmo frenético. El que acostumbra.

Poco tardó en restarle el miedo a Pellizotti, desquebrajado mientras Carlos Sastre, atento y agudo en visión, Denis Menchov y David Arroyo se acercareon tímidos a Di Luca. Incondebible. El italiano volvió a sacar sus dientes, mortíferos y terminó de sentenciar la jornada de su parte. Batida premiosa. No perdían coba Garzelli, Leipheimer, Basso y Mauricio Soler, levente retrasados pero concentrados. Nada pudieron hacer ante el mordisco de Di Luca. Matador. Llegó a la casa inspirada, a Pinerolo, con la mano en el corazón. Por empeño. Imposibilitado después cayó Pellizotti. Se propinó a sí mismo un golpe de cuello. Lamento. La dentellada ya se la había dado antes Danilo Di Luca. A él. A Sastre. A Leipheimer y a Basso. A todos los que deja separados por un muro superior al minuto con los que saldrá, imponente monarca, a labrar por las cinco tierras contrarrelojeadas del jueves

viernes, 15 de mayo de 2009

7ma Etapa:Boasson Hagen gana al sprint en una etapa pasada por agua


(marca) Boasson Hagen (Columbia) se llevó al sprint la séptima etapa del Giro de Italia. El corredor noruego llegó a los últimos kilómetros junto a Bertolini, Brutt, Vigano y Hunter y logró la victoria después de aprovechar un pequeño descuido de dos de los escapados. Bertolini fue el primero en atacar en los últimos metros de la etapa, pero fue finalmente Boasson Hagen el que se alzó con la victoria.

Cinco fueron los escapados que llegaron a los últimos kilómetros de la etapa. Bertolini ya había intentado dar un golpe sobre la mesa durante el descenso del Passo Maloja y se aprovechó de la lluvia que estaba cayendo para abrir brecha sobre el pelotón. Cuando todos los ciclistas luchaban por no caerse al suelo, Bertolini se decidió a atacar en el descenso... ¡y cómo bajó! El corredor se escapó del grupo de la 'maglia rosa', pero en la recta final de la etapa fue neutralizado por los otros cuatro ciclistas que finalmente optaron por la victoria.

La etapa de este viernes, que comprendía entre la ciudad austriaca de Innsbruck y la italiana Chiavenna sobre 244 kilómetros, estuvo marcada por la intensa lluvia que cayó durante gran parte del recorrido.

Danilo Di Luca mantiene la 'maglia rosa'
Di Luca sigue al frente de la clasificación después de finalizar esta séptima etapa. El ciclista italiano mantiene de esta forma un día más la 'maglia rosa'.

Este viernes se celebra la octava etapa del Giro de Italia entre las localidades de Morbegno y Bergamo, de 209 kilómetros. El día vendrá marcado por un tempranero puerto de primera categoría que servirá de trampolín para todos aquellos que intenten una escapada. Los nombres de los principales favoritos a llevarse la ronda italiana comenzarán a brotar en la general.

jueves, 14 de mayo de 2009

Valverde tampoco es bienvenido en Dinamarca



La Federación Danesa de Ciclismo (DCU) señaló que al ciclista español Alejandro Valverde no se le permitirá correr en Dinamarca y pidió que la sanción de dos años dictada por el Comité Olímpico Nacional de Italia (CONI) por supuesto dopaje se amplíe a todo el mundo.

La Vuelta a Dinamarca está incluida en el calendario oficial de la UCI, se disputa a finales de julio, tiene 6 etapas y su vencedor suele ser siempre un velocista o un rodador, ya que el país es casi completamente plano. Worre destacó que se ha "probado" que Valverde forma parte de la Operación Puerto -realizada por la Guardia Civil española hace 3 años- y que ha sido cliente del médico Eufemiano Fuentes, por lo que la sanción del CONI es una "buena señal".

"Comparando un análisis de sangre del pasado Tour de Francia con otro de la clínica de Fuentes se ha probado que Valverde fue cliente suyo. Y no oímos a Valverde negarlo, sólo poner en duda que los italianos tengan derecho a juzgarlo porque es español. No hay razones para dudar del resultado del CONI", dijo.

El CONI prohibió hace unos días al ciclista del Caisse d'Epargne competir en Italia durante los dos próximos años, lo que de hecho le aparta de esta edición del Tour de Francia, que este año se adentra en el país transalpino.

Scarponi gana en Austria y Di Luca sigue líder

El italiano logró una etapa maratoniana de 248 kilómetros de los que gran parte estuvo escapado



(marca) El italiano Michele Scarponi se hizo con la sexta etapa del Giro de Italia que transcurría entre Bressanone y la localidad austriaca de Mayrhofen sobre un recorrido de 248 kilómetros. El italiano culminó una larga escapada para quedar por delante de Edvald Boasson Hagen y de Allan Davis, segundo y tercero. La general no sufre cambios y Di Luca sigue como líder de la carrera.

El Giro entra en Austria y lo hace por la montaña. La etapa de este jueves se prestaba a que los corredores intentaran una escapada para ganar la etapa. Sin embargo, este objetivo no era nada fácil puesto que, a pesar de contar con dos puertos, uno de tercera y otro de primera, el final del recorrido presentaba un falso llano donde una fuga podía ser perfectamente neutralizada.

Sin embargo, el pelotón cuenta entre sus filas con ciclistas de raza y casta como Scarponi o Kiryenka. Ambos formaron una escapada a 50 kilómetros de la salida, siendo el italiano el único que llegara en solitario a la línea de meta. Pero

La mala suerte de KiryenkaEn esa misma escapada estaban también Guillame Bonnafond (AG2R La Mondiale), Oscar Gatto (ISD)y Kasper Klostergaard (Saxo Bank). Los cinco abrieron un importante hueco con respecto al pelotón y culminaron el primer puerto del día, el de Felbertauern. Pero poco después la armonía en la cabeza de carrera se rompería.
Scarponi y Kiryenka lograron zafarse de sus compañeros de fuga y lograron coronar el solitario el segundo puerto, el de Hochkrimmi, de primera categoría. Por aquel entonces, un hombre importante de cara a la general, Stefano Garzelli, salía del pelotón para probar suerte y daba caza a Kasper Klostergaard.


Pero el trabajo del pelotón era muy bueno y ambos fueron neutralizados cuando quedaban casi 30 kilómetros para el final de la etapa. En ese mismo momento, Kiryenka sufría un pinchazo y cedía metro con respecto a Scarponi, que debía afrontar en solitario un gran número de kilómetros hasta llegar a la línea de meta.

Armstrong volvió a ceder Pero el bielorruso del Caisse D'Epargne se repuso y logró reengancharse con el italiano para intentar ampliar una diferencia con el pelotón que descendía por momentos. Y esto debido a equipos como el Quick Step, que tiraba fuerte y que conseguía dar caza a los otros dos corredores que se habían quedado por medio, Bonnafond y Gatto.


Pero la mala suerte se cebó este jueves con Kiryenka. El ciclista sufría, a falta de 9 kilómetros, unos calambres que le obligaban a levantar el pie del pedal y dejar a Scarpooni solo ante el 'peligro'. El italiano, también conocido como el 'Zapatero', logró llegar en solitario al pueblo austríaco de Mayrhofen y hacerse de esta forma con la sexta etapa del Giro.

Por detrás, a 32 segundos llegaba un pelotón dividido donde Edvald Boasson Hagen y Allan Davis, terminaron segundo y tercero respectivamente. Después llegarían los favoritos y, más tarde, a 1:20, lo hacía Armstrong, que cedió tiempo y metros en los últimos compases de la etapa. En la general, Di Luca sigue como líder del Giro por delante de Thomas Lövkvist y de Michael Rogers

miércoles, 13 de mayo de 2009

Giro 09: 5º etapa. Denis Menchov consuma su alma

Tomó el relevo de Sastre en el ataque final y se llevó la victoria por delante de Danilo Di Luca, nuevo líder de la carrera


(Ciclismo a Fondo) Le faltaba a Denis Menchov, españolizado ruso de carácter apocado, completar su instinto espiritual labrado en nueve años como ciclista profesional con victorias en la Vuelta a España y el Tour de Francia. Inconcluso. Acostumbra su timidez a acompañar la valentía de los gregarios que abren el paso de sus líderes en los míticos puertos de las grandes vueltas, donde ya les había mascado tozudez y restado triunfos. De incógnito viste de naranja. Disparate. Desapercibido para los ojos llanos, clavados en la vertiginosa velocidad de los Basso, Simoni, Armstrong o Sastre. Pero él siempre está ahí. Encubierto por sí mismo. Paradoja. Es su alma, transparente y amistosa, la que se antoja impalpable. Agonía silenciosa la suya. Pero coetánea con las citas montañosas. Sus triunfos suelen contarse con los dedos de una mano cada temporada que finaliza. Pero son purificadoras. Con el Giro, Menchov ha terminado de consumar su alma. Completada por fin con triunfos en las tres grandes vueltas gracias a la que tonificaba su cuerpo en la quinta etapa de la corsa rosa. Y siempre con el mismo ritual. Peregrinaje calmado hasta el altar montañoso, su particular iglesia a la que confiere rezos y consagra su silencioso pedalear.

Camuflado como acostumbra, Menchov se perdía entre las satánicas ruedas de los corredores del Liquigas. Infernales. Cuatro hombres se postularon junto a Ivan Basso en las primeras rampas del largo Alpe di Siusi para imponer un satánico ritmo que alocó a Lance Armstrong, desbocado de su propio crepitar, y sirvió para dar caza a los siete hombres que marchaban desconectados de la comandancia regente ejercida por el Columbia y su líder Thomas Lovkvist. Giovanni Visconti, Thomas Voeckler, Eros Capecchi, José Carlos Ochoa, José Serpa, Daniele Pietropolli y Francesco Gavazzi angustiados en los cinco minutos que les facilitó el pelotón exprimían sus posibilidades cuando las primeras rampas de Siusi, a 25 kilómetros para la meta hacía su aparición. Fue entonces cuando el acendrado Liquigas cambió la marcha y diluyó la esperanza de la fuga numerosa. Gavazzi lo sufrió en carnes. Purgado. El ritmo de Eros Capecchi, inconformista con la neutralización a la que, impotente se iba a someter dejó al del Lampre encallado. El futuro lleva tatuado el nombre del joven corredor italiano del Fuji-Servetto.Pero el presente pesa, roca intransigente, aún más. Ése, el que le pertenece a Basso, a Menchov, a Leipheimer y a Sastre, vagaba detrás, al rebufo de Sylvester Szmyd. Peregrino aventajado.

Selección del Liquigas :

No era tampoco la retahíla de Lance Armstrong, Antiguo Testamento de un ciclismo del que ya no soporta el ritmo. Sufría el americano con la comitiva del Liquigas. Dani Navarro, Chechu Rubiera y Janez Brajkovic le acompañaban en su aflicción mientras Leipheimer, con Popovych y Horner, procesaba sus cánticos patronales de un Astana confieso y descubierto en la primera gran etapa de montaña del Giro de Italia. Con el dúo de americanos del equipo kazajo aguantaban también Sastre, todo pundonor y constancia versada en la veteranía del corredor abulense y David Arroyo, a golpes que le permitían la entrada en el selectivo grupo. A los dos españoleas se le permitió la entrada solo cuando Sylvester Szmyd concedió la tregua final y se apartó para dejar a Basso encabezando la procesión hasta la meta. Le escoltaba también al varesino la ambiciosa mirada de Danilo Di Luca. Posaba sus ojos en el rosa que Lovkvist conseguía mantener en cabeza mientras Cunego evaporaba sus opciones, como lo hizo metros después su compañero Bruseghin. Entre ellos apenas se avistaba el demarraje de Menchov, arrodillado en postura. Rezos claudicadores.

Se supeditó a la gloria conquistada en Morrella durante la Vuelta del 2004, cuando adelantó su espectro de Aitor González y Alejandro Valverde. Reavivó aquel recuerdo con el campaneo agonónico de Pla de Beret, en el Tour del 2006. Calcó el mapa de la estación andorrana que le dio su exclusivo triunfo de etapa en la ronda gala cuando Carlos Sastre lanzó, valeroso, el ataque que dinamitó a Ivan Basso. Di Luca, desconcentrado, tardó en reaccionar a la plegaria de Menchov, que, avispado, relevó al abulense del Cervélo. Destapada el alma del ruso por fin, su rogativa fue idéntica a aquella de Pla de Beret cuando, solo y sin mirar atrás, pedaleó orador, hasta la cima. Di Luca, embravecido, se consolaba con el rosa que destiñó a Lovkvist, por los tres segundos que le rascó. Mientras, Arsmtrong demoraba su llegada a meta. Casi tres minutos, azotadores y relevantes de un Giro que mira a Levi Leipheimer por parte del Astana y deja purificada el alma de Denis Menchov. Completa e impoluta

Claificacion General Luego de la 5ta etapa

1 Danilo Di Luca (Ita) LPR Brakes - Farnese Vini 16.20.44
2 Thomas Lövkvist (Swe) Team Columbia - Highroad 0.05
3 Michael Rogers (Aus) Team Columbia - Highroad 0.36
4 Levi Leipheimer (USA) Astana 0.43
5 Denis Menchov (Rus) Rabobank 0.50
6 Ivan Basso (Ita) Liquigas 1.06
7 Carlos Sastre (Spa) Cervelo Test Team 1.16
8 Christopher Horner (USA) Astana 1.17
9 Franco Pellizotti (Ita) Liquigas 1.27
10 David Arroyo (Spa) Caisse d'Epargne 1.41
11 Gilberto Simoni (Ita) Serramenti PVC Diquigiovanni-Androni Giocattoli 2.01
..........................................................
27 Jackson Rodriguez (Ven) Serramenti PVC Diquigiovanni-Androni Giocattoli 4.10
56 Carlos José Ochoa (Ven) Serramenti PVC Diquigiovanni-Androni Giocattoli 12.32

Giro Clasificacion 5ºta Etapa

1 Denis Menchov (Rus) Rabobank 3.15.24 (38.382 km/h)
2 Danilo Di Luca (Ita) LPR Brakes - Farnese Vini 0.02
3 Thomas Lövkvist (Swe) Team Columbia - Highroad 0.05
4 Ivan Basso (Ita) Liquigas
5 Levi Leipheimer (USA) Astana 0.09
6 Christopher Horner (USA) Astana
7 Carlos Sastre (Spa) Cervelo Test Team 0.19
8 David Arroyo (Spa) Caisse d'Epargne 0.22
9 Michael Rogers (Aus) Team Columbia - Highroad
10 Fredrik Kessiakoff (Swe) Fuji-Servetto
11 Laurens Ten Dam (Ned) Rabobank 0.24
12 Mauricio Soler (Col) Barloworld 0.45
13 Franco Pellizotti (Ita) Liquigas 0.47
14 Gilberto Simoni (Ita) Serramenti PVC Diquigiovanni-Androni Giocattoli
15 Francesco Masciarelli (Ita) Acqua & Sapone - Caffe Mokambo 0.50
........................................
29 Jackson Rodriguez (Ven) Serramenti PVC Diquigiovanni-Androni Giocattoli 2.17
63 Carlos José Ochoa (Ven) Serramenti PVC Diquigiovanni-Androni Giocattoli 7.07

martes, 12 de mayo de 2009

4º etapa: Di Luca brilla en la primera cumbre y Armstrong pierde tiempo

El italiano da un nueva victoria al LPR, la tercera consecutiva en el Giro tras una etapa en la que ninguno de los favoritos quiso mostrar su cartas y Lovkvist se vistió de rosa


(Ciclismo a Fondo) Avanzaba Ivan Basso a tumba abierta por la despejada cima de Croce d'Aune, primer roce tenue del Giro con la montaña. Palmario. Apenas se vislumbraba sufrimiento en sus pómulos de alegórica felicidad encontrada con los ojos al descubierto por unas gafas que no querían camuflar su rostro, delatador mientras el Liquigas se imputaba a sí mismo el endeble peso de los empequeñecidos Dolomitas. Tránsito al descubierto. Basso jugaba, indiscretamente a la intimidación en las primeras rampas previas al final en San Martino de Castrozza. Tras de sí, la estela del pasado al que siempre veía su dorsal, cosas de la diferencia de velocidad en las rampas. Lance Armstrong ocultaba, al contrario que el varesino, su mirada, pesarosa. La añadía a su bailoteo cansino sobre la bicicleta. Resquicios de un estilo. A Basso apenas le obligaba el cuerpo a cambiar de postura. Cómodo, tras Valerio Agnoli, incansable y constante, y custodiado por Sylvester Szmyd. De guardaespaldas Arsmtrong, con su inseparable Popovych y el camuflable Levi Leipheimer. Expiraba tras los cristales que cubrían su aspecto impuesto por el equipo del varesino, apoderado en la caza de Jens Voigt cuando las sesenta unidades se presentaron en las primeras rampas de la última ascensión del día. Sprint en los Dolomitas

Inusitado día el que eligió Jens Voigt para dar rienda suelta a sus frecuentes cabalgadas acompañadas de exhibiciones que sientan precedentes. Es el alemán caballo de apuesta segura. Ganador nato. Instinto y piernas. Olfato y ambición. A pares. Buscó sus opciones desde el kilómetro 18, acompañado primero de Davide Vigano, Serafín Martínez, Ian Stannard, Francesco Bellotti y De Bonis para quedarse con estos dos últimos en la ascensión a Croce d'Aune y más de cinco minutos de renta vislumbrantes de la misma gloria que alcanzó el año pasado con una similar galopada en la décimo octava etapa. Caldeada entonces. Tempranero aún. No por ello su ambición se fricciona. El propio corredor del Saxo Bank encendió la luz ilusionante en los ojos avisperos de De Bonis y Bellotti cuanod, en un arranque del último, Voigt no pudo aguantar el ritmo y coronó la Croce d'Aune con un ligero retraso. Cargaba pilas para la solenme subida final. Y, mientras, Basso posaba sus gafas en el casco. Descubierto y sin zarandeos. Control sistemático el del varesino, como el del Liquigas, mientras Di Luca se reintegraba al grupo tras sufrir un percance. Gajes del oficio. También al del LPR le brillaba la mirada, fruto de una estrella colocada por él mismo. Por eso le gritó a Bosisio cuando se colocó antes de lo esperado en cabeza del pelotón tomando el relevo al Liquigas, mientras su líder llenaba el estómago con barritas. Energía eliminadora.

Fue la misma que impulsó a Jens Voigt en plena ascensión, larga, constante y agonizadora hasta San Marino di Castrozza. Su demarre exasperó a Bellotti y terminó por hundir a De Bonis, a remolque desde las primeras rampas. Todo portento y ambición. A base de pundonor y garra, Voigt rompía su propia figura sobre la estrecha carretera por la que, dos minutos después debería hacer su paso el grupo comandado por el Liquigas a relevos con el LPR. Numeroso sprint hipotético el que quiso romper Voigt a base de dentelladas y cabezazos. Un aliento desgarrado mientras Soler daba por bueno un primer inento para acercarse hasta el maillot del Saxo Bank cabecero. Nada. Thomas Lovkvist, todo elegancia, se acercó hasta la enclenque postura del colombiano. Eliminado. Y ya solo medio minuto suspiraba con morder a Jens Voigt. En vías de extinción. Incansable, el alemán no redujo la cadencia a pesar de el ritmo del Liquigas se cobraba las primeras y débiles víctimas en el amplio grupo que alcanzó en persecución las rampas más duras de la subida final. Le pasó factura al alemán su ambición cotejada. Las piernas le dijeron basta. Reventón. Cuando hacía señas de renuncia. Rescisión.
Se entregó también Damiano Cunego.
Y Joaquim Rodríguez, David Arroyo, Carlos Sastre, Denis Menchov Armstrong y Leipheimer. Abonados todos a la dictadura del Liquigas. Dejación que no volvió a compartir Soler. Cabezonería para atacar una vez más y sembrar a Basso de dudas. Alcanzaba con su ojeada a Franco Pelizzotti, tornado en apuesta para la primera etapa montañosa. Tiró de él para acercarle hasta el colombiano y eliminar de la contienda a Armstrong, cuando el resto de favoritos izaban la bandera de precaución. Basso midió la distancia para su compañero, pero Pelizzotti ya había desaparecido. Excluido. Fue cuando Danilo Di Luca cambió los gritos a Bosisio por un crepitar endiablado.
Sprint en alta montaña. Garzelli le tomó la rueda, solo eso. Porque sus satánica mirada matadora se clavó en la meta , inalcanzable para Pelizzotti, desaparecido, para Garzelli, eliminado. Ninguno mostraba su cara ya, ocultas y encomendadas al Alpe di Siusi, donde mañana se juegan la reválida los contendientes que adoraron la reserva de fuerzas. Todos menos Lovkvist. El Eroico ciclista sueco que se ha convertido en nuevo líder, por eliminación, del Giro de Italia

lunes, 11 de mayo de 2009

Dos Años de Suspencion para A. Valverde

(todociclismo) El Caisse D'Epargne, tras conocer la sanción anunciada por el Comité Olímpico Italiano (CONI) de suspender a Alejandro Valverde dos años para competir en territorio italiano, ha emitido un comunicado en el que califica dicha decisión de "injusta, obsoleta y realizada por un organismo manifiestamente incompetente".La sanción pone en peligro también la participación de Valverde en el Tour de Francia, ya que pasa por territorio italiano."La resolución del CONI es injusta, obsoleta y realizada por un organismo manifiestamente incompetente, tras un procedimiento plagado de irregularidades, y en el que no se han respetado las mínimas garantías de defensa que cualquier deportista debe tener", señala el comunicado del Caisse D'Epargne.El comunicado de la formación española destaca que "tras los años de permanencia de Valverde en nuestro equipo, Alejandro no solo es un deportista ejemplar, sino plenamente comprometido con el cumplimiento de las normas éticas que rigen nuestro deporte"."Apoyamos plenamente a Alejandro en la interposición de los recursos que sean necesarios para que instancias superiores y sin duda más objetivas que el CONI anulen a la mayor brevedad la injusta sanción que hoy se anuncia", añade la nota.El Caisse D'Epargne, conocedor de que dicha decisión puede determinar que Valverde no pueda correr el próximo Tour de Francia, al transcurrir este por territorio italiano, anuncia que en el caso de que prospere el recurso de Alejandro Valverde, la empresa Abarca Sports (propietaria del equipo), "ejercitará las acciones de resarcimiento de los daños y perjuicios sufridos por ella y sus patrocinadores contra los responsables tanto personales como institucionales de la resolución hoy anunciada". Antonio Sánchez Sabater, representante del corredor murciano, ya ha anunciado que recurrirán esta sentencia ante el TAS.

3era Etapa: Petacchi repite victoria y se viste de rosa

(todociclismo) Dos de dos para Alessandro Petacchi en el Giro de Italia. El velocista de la Spezia ha vencido en la tercera etapa de la corsa rosa, un trazado de 198 kilómetros entre Grado y Valdobbiadene, en los que el de LPR ha superado al norteamericano Tyler Farrar, del equipo Garmin, y al italiano Francesco Gavazzi, de Lampre.
El italiano se convierte además en el nuevo jersey rosa de esta carrera. Petacchi ha arrancado en los metros finales para dar caza a un Giovanni Visconti que lo había probado a poco más de kilómetro y medio para la línea de meta. 'Ale Jet' ha tenido tiempo suficiente para alzar los brazos y celebrar la victoria, ya que Farrar se encontraba a más de una bicicleta a falta de sólo cincuenta metros.Uno de los motivos, quiza el principal, por el que Petacchi no ha dispuesto apenas de oposición ha sido la ausencia en el sprint de Mark Cavendish, el hasta hoy maglia rosa y que se ha visto cortado por una caída a falta de diez kilómetros para meta.
El británico no ha podido salvar este percance, ya que la caída se ha producido en la parte delantera del pelotón y los corredores han cortado gran parte de la calzada. Muchos se han echado la bici al hombro y han saltado esta improvisada barricada para no perder más tiempo respecto al reducido pelotón de cabeza. Cavendish ha intentado reintegrarse con la ayuda del noruego Boasson Hagen pero se ha rendido en las inmediaciones de Valdobbiadene.Varios kilómetros antes de que se produjese esta caída también se iba al suelo el norteamericano Christian Vandevelde, líder del equipo Garmin y primera baja significativa en este Giro de Italia. Tampoco ha conseguido hoy su objetivo el gallego David García Dapena que ha visto como el italiano Mauro Facci, de Quick Step, le arrebataba el jersey verde de líder de la clasificación de la montaña.
El transalpino ha formado parte de la escapada del día y ha pasado en primera posición por el Puerto de Combai, única dificultad puntuable del día. Facci formaba parte de una escapada alcanzada a unos cuarenta kilómetros de la llegada y en la que marchaba acompañado por Yuriy Krivtsov, de AG2R, Giuseppe Palumbo, de Acqua Sapone, Bjorn Schroder, de Milram y Mikhail Ignatiev, de Katusha

domingo, 10 de mayo de 2009

2º etapa: Petacchi supera a Cavendish en el primer sprint


(Ciclismo a Fondo) Cuando un avión despega, directo al cielo, es imposible hacerlo frenar. Cohete con mecha fulgurante. Pura dinamita. Iguala su velocidad a la de los rayos incandescentes y despiadados. Su mecha es perenne. Brilla a la vez que impulsa con fuerza constante. No se apaga a pesar de que se aleje tanto de la vista donde se posan, juiciosos, los pies del resto de la especie humana. Cuerdos. Esos que avistan, impasibles, el vuelo alocado desde el suelo terrenal. No es esa la especie de Alessandro Petacchi, volador eterno. Sus 35 años, caducos, no le obligan a reducir la velocidad de sus planeos. Ale-Jet es la denominación de su avión. Alegoría real. Un 'boeing' con carrocería musculada, efímera. Cubierto de capa blanquiverde, la del LPR, tripulación de cabina y asistencia para facilitar la comodidad de su piloto, el eterno sprinter que sigue sabiendo conducir sus pedaladas por el firmamento. Al vuelo fulminante de las 'volatas' que todavía domina. Rey del cielo.

Cuestión de maestría. Conductor versado en vuelos acuciantes, sin apenas respiración entre los leves espacios libres que se vislumbran cada vez que una etapa llana llega a su fin. Así se lo planteó Alessandro Petacchi en Trieste. Por pericia. A su favor. Y contra Cavendish, rosado. Joven antagonista de altos vuelos. Avezado ya. A los mandos de un 'Airbus', el del Columbia, que preparó la llegada con mimo para el líder de la carrera. Otra exhibición de conjunto. Tripulación con fila cerrada. Lo consiguieron después de que Filippo Pozzato y Enrico Gasparotto dieran alcance a un utópico Philippe Gilbert que en los últimos kilómetros se lanzó, cuán kamikaze sin alas. Suicida. Mientras, Petacchi arrancaba su avión. Rugían motores. Y Cavendish, sordo, se agarraba a la rueda de su propio equipo. Referencia.

Ése punto que había saltado a su mano cedido por Leonardo Scarselli. El coredor de ISD paseó los nuevos colores del maillot diseñado por Mario Cipollini durante buena parte de la jornada, al mantenerse en cabeza y en solitario hasta la parte decisiva de la etapa, cuando el Garmin y el Columbia aceleró el paso para darle caza. Los ocho minutos de máxima ventaja con los que contó el italiano pronto se fueron al traste y, con ella saltó la revolución en el ya agrupado pelotón que entraba en el circuito final donde varios corredores, entre ellos David García ponían la emoción en las leves rampas de Montebello, donde el gallego sumó puntos para vestirse con el maillot verde de mejor escalador. El mismo camino llevó el intentó de Cancellara, de profesión sobresaltador. Esta vez fue vanal. No son las piernas del suizo las mismas que atesoraban yunques en los primeros meses de la pasada temporada. Recuperación encaminada. Dio visos de volver por sus fueros, pero ni por esas pudo impedir el despegue, rayo veloz, del vuelo de Ale-Jet.

Petacchi decidió probar con un vuelo de resistencia, intento lejano. Imprimió velocidad a sus alas para colarse entre Mark Cavendish y Michael Rogers, el último tripulante auxiliar del británico. Antes de que el australiano apartara su rueda, Petacchi ya había echado a volar y Cavendish no pudo si no agarrarse a su trasera. Impotente. Volando ya por el cielo, Petacchi, en su terreno, no reparó en echar la vista atrás. Su terminal de llegada estaba a la vista delantera, en el horizonte más cercano. A ella entró flagrante, culminando el vuelo de alto standing que pilotó gracias a su espectacular arrancada lejana. El firmamento se reafirma en su conquista, la del avión que sigue demostrando su equilibrio acrobático planeando sobre el cielo. El mismo que sigue en pertenencia de Alessandro Petacchi, a quién todavía no se le ha olvidado lo que es volar.

(Todociclismo) El veterano Alessandro Petacchi sigue en forma. El velocista del conjunto LPR ha batido en la línea de meta de Trieste al británico Mark Cavendish, líder del Giro de Italia y principal favorito para adjudicarse la primera 'volatta' de este Giro.

Petacchi ha sido el más rápido en una jornada que partía de Jesolo, en la provincia de Venecia, y finalizaba en Triste, ya en el Friuli.Cavendish contó en los metros finales con el apoyo de sus habituales: Edvald Boasson Hagen preparó el terreno y Mark Renshaw se encargó de lanzar al sprinter de la Isla de Man. Sin embargo, Petacchi sorprendió atacando por el interior y manteniendo una fuerte pedalada, imposible de remontar para Cavendish, que conserva la maglia rosa de líder.García Dapena, líder de la montaña La primera fuga de la carrera corría a cargo del italiano Leonardo Scarselli, del equipo ISD, fugado en el kilómetro nueve y que llegó a alcanzar una ventaja de ocho minutos. El transalpino era cazado ya en el circuito final en Trieste culminando el trabajo del equipo del líder, el Columbia-High Road.

La mejor noticia para el ciclismo español llegó en la subida a Montebello, el único puerto de esta primera etapa. El gallego David García Dapena coronó en primera posición, por lo que se convierte en líder de esta clasificación y portará mañana el maillot verde que le identifica como primer clasificado

sábado, 9 de mayo de 2009

Tom Boonen suspendido por el Quick Step


(ciclismo a fondo) El Quick Step ha anunciado la suspensión de toda actividad deportiva a su estrella Tom Boonen después de ratificar que el corredor belga ha sido controlado positivo por cocaína en un control que se le realizó fuera de competición a finales del mes de abril, semanas después de concluir el primer gran objetivo de su temporada, las clásicas de pavé que se saldaron de forma espléndida para el flamenco, con su triunfo, por tercera vez, en la París-Roubaix.

El análisis, que lo realizó la comunicad flamenca fuera de competición oficial no debería legalmente reportar al corredor sanciones en el plano deportivo pero el equipo de Patrick Lefevere ya ha decidido suspender a Boonen de toda actividad deportiva y frenar en seco su temporada, una vez conocidos los resultados del control, hechos públicos por el tribunal de Turnhout. El manager del Quick Step ha dejado claro que continuarán deliberando sobre el caso a lo largo del fin de semana y hablando con los patrocinadores del equipo para decidir el rumbo a tomar sobre el caso. De lo que, a buen seguro, tampoco se librará Boonen será de las pertinentes sanciones en el plano legal por consumo de sustancias prohibidas.

El corredor belga ya había sido controlado positivo por la misma sustancia el año pasado y no fue sancionado deportivamente con días de competición, aunque internamente, el equipo decidió que no tomara parte en el Tour de Francia, una vez que la ronda gala expresó su deseo de que Boonen no estaría presente. Tras ello, durante el mes de agosto Boonen dio muestras de reconducirse y tras sus triunfos en la Ster Elektrotroer firmó una buena buena a España con dos triunfos de etapa. El pasado mes de febrero, el mismo tribunal de Turnhout que ha sacado a la luz su nuevo caso positivo, decidía la suspensión de aquella pena con ciertas condiciones a seguir por parte del corredor, entre ellas, no volver a consumir drogas y mantener contacto periódico con un funcionario judicial

Carlos Sastre: "El resultado es positivo"

(ciclismo a fondo) El Cervélo ha concluido la contrarreloj por equipos que servía como pistoletazo de salida del Giro de Italia del centenario en undécima posición, lo que sitúa a Carlos Sastre a 49 segundos del líder Mark Cavendish, pero más cercano a sus rivales directos en la lucha por la general, que han realizado tiempos similares a los del Cervélo. Para el abulense, "el resultado es positivo" y "los tiempos que hemos perdido con equipos como Liquigas, Rabobank o Lampre, que es donde creo que pueden estar los corredores más importantes, son mínimos", resaltaba.

Por todo ello, Sastre acabó "contento" con la primera toma de contacto con la carrera, en una etapa "de muchísima potencia y en la que el viento ha hecho un poquito de mella en el resultado. Independientemente de eso, el resultado para mí es positivo, puesto que era la primera vez que Cervélo hacía una contrarreloj por equipos de estas características, y éste es un equipo en el que hay mucha juventud y gente para la que ésta es su primera carrera de tres semanas".

A juicio de Sastre, el equipo ha hecho "un buen trabajo", con su undécima posición. Destacaba el último ganador del Tour de Francia que consiguieron mantener "el mismo ritmo a lo largo de toda la contrarreloj", lo que ayudó a que el tiempo perdido en meta con los rivales más directos hayan sido "mínimos".

Columbia gana la crono por equipos a pesar de partir en el primer puesto


(todociclismo) Columbia-High Road se ha adjudicado la victoria en la primera etapa del Giro del Centenario, una crono por equipos de 20,5 kilómetros con inicio y final en Venecia. El conjunto norteamericano ha marcado un tiempo de 21.50, a una media de 56,33 kms/h. Segundo ha finalizado el también norteamericano Garmin-Slipstream, a sólo seis segundos, y terceros los corredores de Astana, con un crono trece segundos superior al de Columbia.La victoria del conjunto de Bob Stapleton tiene un mérito aún mayor, ya que tomaban la salida en primera posición, sin referencia alguna del resto de equipos. El encargado de cruzar la línea de meta en primera posición ha sido el británico Mark Cavendish, por lo que el sprinter de la Isla de Man se convierte en el primer líder de la presente edición del Giro.

jueves, 7 de mayo de 2009

Las etapas del Giro de Italia 2009



(todociclismo) Las etapas de la 92 edición del Giro de Italia que se disputa del 9 al 31 de mayo y que comienza el próximo sábado en Lido di Venezia:
Día Etapa Recorrido Kms
9 1 Lido di Venezia (CRE) 20,5
10 2 Jesolo - Trieste 156
11 3 Grado - Valdobbiadene 200
12 4 Padova - San Martino di Castrozza 165
13 5 San Martino di Castrozza - Alpe di Siusi 125
14 6 Bressanone - Brixen-Mayrofen 242
15 7 Innsbruck - Chiavenna 244
16 8 Morbegno - Bergamo 208
17 9 Milán Show 100
18 DESCANSO
19 10 Cuneo - Pinerolo 250
20 11 Turín - Arenzano 206
21 12 Sestri Levante - Riomaggiore (CRI) 61,7
22 13 Lido di Camaiore - Firenze 150
23 14 Campi Bisenzio - Bolonia 174
24 15 Forli - Faenza 159
25 16 Pergola - Monte Petrano 237
26 DESCANSO
27 17 Chieti - Blockhaus 79
28 18 Sulmona - Benevento 181
29 19 Avellino - Vesuvio 164
30 20 Nápoles - Anagni 203
31 21 Roma - Roma (CRI) 15,3

miércoles, 6 de mayo de 2009

Carlos Sastre Nos Habla del Giro 2009


(ciclismo a fondo) A punto de embarcarse en el avión que le llevará destino a Venecia, Carlos Sastre lleva como equipaje de mano un buen momento de forma, fruto de su preparación en los primeros meses del año que le ha llevado a ir ganando en protagonismo y presencia en carrera conforme pasaban las jornadas. Alcanzado el mejor pico de forma y confiado en sus posibilidades, el abulense se presenta en el Giro de Italia como uno de los grandes favoritos a vestirse de rosa y dispuesto a dar el máximo. Señala Sastre la importancia de la llegada tempranera de los Dolomitas, como clave para comenzar con buen pie el Giro y la contrarreloj larga de la 12º etapa como punto de inflexión para una carrera que se decidirá en su parte final
¿Cómo llegas al Giro de Italia?
Creo que llego con los deberes hechos. He podido hacer la preparación que quería, progresando poco a poco, carrera tras carrera. Ha contribuido a ello el que el equipo haya funcionado excelentemente en el arranque de la temporada, especialmente en las clásicas, lo que me ha permitido correr sin presión en las competiciones en las que he participado.
¿Cuáles serán tus objetivos?
El Giro de Italia es mi primer objetivo importante de la temporada y voy a tratar de luchar por lo máximo. ¿Qué es lo máximo? Pues hasta que no estemos en la carrera y hasta que no empecemos a correrla no lo sabremos, pero creo que he hecho todas las cosas como debía para llegar a la salida en las mejores condiciones.
¿Qué te parece el recorrido?
En la primera semana tenemos ya dos etapas en los Dolomitas, que aunque no son excesivamente duras son dos etapas en las que si no las afrontas en condiciones puedes perder un tiempo importante que te puede pasar factura al final. Pero creo que a partir de la contrarreloj larga que tenemos en este Giro es cuando la carrera va a empezar a tomar un matiz diferente. Es ahí donde hay que estar realmente concentrado y sobre todo en las mejores condiciones posibles.
¿La CRI de 61 kilómetros en la 12º etapa puede ser decisiva para el devenir de la carrera a pesar de restar medio Giro por delante?
Es una contrarreloj diferente a cualquiera de las que hemos corrido hasta ahora en las otras grandes vueltas. Quizá no resulte decisiva, porque todavía quedará mucha montaña, pero sin duda alguna es una de las etapas claves de esta edición.
¿Crees que puede perjudicarte una etapa de estas características para tus intereses en la clasificación general?
Creo que, por su dureza, no es una contrarreloj para especialistas puros, y eso no voy a decir que me beneficie, pero sí que me perjudica menos que una contrarreloj completamente llana.
¿Quiénes crees que serán los máximos rivales?
Nunca me gusta dar nombres antes de las carreras. Este Giro tiene una gran participación, corredores muy importantes, pero lo más importante es ver cómo llega cada uno a la salida. A partir de ahí es la carrera la que se encarga de revelarte el nombre de los rivales.
¿Podrá Armstrong luchar por la 'maglia rosa'?
Por supuesto. Muchos corredores vamos a luchar por ella y él puede ser uno de ellos.
Al concluir el Giro del centenario, te sentirías satisfecho si...
Si hubiera podido plasmar en la carrera toda la preparación que he llevado a cabo. Si las fuerzas me hubieran respondido como espero que lo hagan. Si hubiera dado lo mejor de mí y, independientemente del resultado, no tuviera nada que reprocharme.

Entrevista a Mauricio Soler


(ciclismo a fondo) Con la serenidad que le caracteriza, Mauricio Soler afronta el Giro de Italia como el gran objetivo de la temporada. Apeados del Tour de Francia, el Barloworld centrará todos sus esfuerzos en realizar un buen papel en la 'corsa rosa' con el colombiano como jefe de filas. Soler espera rendir al máximo de sus posibilidades y se marca como gran meta llevarse, al menos, un triunfo de etapa y acabar entre los primeros clasificados de la general. Prefiere no marcar un número exacto, puesto que la contrarreloj de 60 kilómetros de la duodécima etapa puede se un punto en su contra. Para esa jornada, Soler solo espera "tener unas buenas piernas" para dar el máximo de sí mismo, con la satisfacción, previa a comenzar la carrera de llegar en un buen estado de forma.

¿Cómo llegas al Giro de Italia?
Con grandes sensaciones físicas. He trabajo muy bien y muy duro con mi equipo para preparar esta carrera y estoy muy motivado y tranquilo.

¿Cuáles serán tus objetivos?
Mi gran objetivo es luchar por una victoria de etapa y acabar entre los primeros puestos de la general. No sabría decir exactamente cuál, pero lo más arriba que pueda conforme vayan viniendo las diferentes situaciones de carrera.

¿Qué te parece el recorrido?
Realmente exigente. Creo que es duro y muy selectivo, especialmente la primera semana de carrera. Además, la contrarreloj tan larga en la duodécima etapa será decisiva. Después llegarán dos llegadas en alto severas y durísimas.

¿La CRI de 61 kilómetros en la 12º etapa puede ser decisiva para el devenir de la carrera a pesar de restar medio Giro por delante?
Seguramente será determinante porque es muy larga y el recorrido es muy técnico, con dos ascensiones por medio del trazado duras. Además, el descenso de las mismas es también difícil.
¿Crees que puede perjudicarte una etapa de estas características para tus intereses en la clasificación general?
Tendré que empeñarme y esforzarme al máximo en esta etapa, pero como el resto de mis rivales. Espero tener buenas piernas ese día par hacer el mejor tiempo posible en meta.

¿Qué te parece la participación de Lance Arsmtrong?
Creo que es positiva para los intereses de la carrera. Ganará en seguimiento y audiencias. Para los que correremos con él, personalmente me parece interesante medirme con un ciclista como Armstrong.
Al concluir el Giro del centenario, te sentirías satisfecho si...
Si cuando llegue a Roma estoy más que contento por todo lo que he hecho por mi equipo